PREPARANDO LAS MALETAS


¡Viajar me apasiona! Quién no disfruta sintiéndose libre por unos días, conociendo lugares maravillosos y llenando el teléfono con cientos de selfies. Pero para ser sincera, lo que más me gusta de las nuevas aventuras no es el viajar en sí, sino los momentos previos al viaje donde sientes mariposas en el estomago al ir idealizando lo que serán tus próximas vacaciones. Como un pájaro al que le abren la puerta de la jaula de la monotonía, desempolvo mis viejas maletas y las convierto en mi cofre del tesoro donde intento resumir mi mundo en un par de zapatos cómodos, unos jeans y unas gafas de sol, por no olvidar el resto de por “si acasos” que te hacen pagar sobrepeso en el aeropuerto. Y es esta sensación de descubrir lo desconocido y mantener en constante alerta mis sentidos la que protege a mis emociones del veneno de la rutina. La misma sensación experimento cuando dejo que Su Viento haga Su Obra en mí. No sé donde va, ni cómo lo hará, pero al estar pendiente de mis cambios, mis logros y mis nuevos frutos me embarco en un viaje sobrenatural que me mantiene viva. Decidido: en estas vacaciones también aprovecharé para desempolvar las maletas de mi alma y disfrutar del nuevo reto al que el Señor me lleva.

Juan 3:8 Reina-Valera 1960 (RVR1960)

8 El viento[a] sopla de donde quiere, y oyes su sonido; mas ni sabes de dónde viene, ni a dónde va; así es todo aquel que es nacido del Espíritu.

2015 ©iwomaninternational

#viajemaletasvida #cristo #Dios

RECENT POSTS:
SEARCH BY TAGS:
No tags yet.