LA FECHA MÁS IMPORTANTE DE MI CALENDARIO


Hace unos días llamaron a mi puerta. Al abrir me encontré con un mensajero de flamante sonrisa propia de aquel que sabe que anda repartiendo un pedacito de felicidad. Este chico me entregó una enorme caja con un logotipo bastante aparente que me hizo intuir su contenido y síííí... ¡flores!, un maravilloso ramo de doce rosas rojas que justificaban esa sonrisa, porque no es igual repartir flores que comida china, aunque a veces unos ricos noodles nos liberan a las que cocinamos a diario del : ¿ y ahora que pongo de cena? Después de un gracias y un tímido hasta luego, un sin fin de enigmas asomaron a mi cabeza y aunque no dudé ni un instante del remitente, sí llegué a dudar de la fecha del año. Una efímera amnesia me hizo pasar del cumpleaños al aniversario de boda, sin poder atinar exactamente con la fecha que marcaba el calendario. Pero al descubrir que para mí era un simple 12 de abril, sin carteles luminosos, ni lentejuelas, ni pastel con la "a partir de cierta edad " temidas velas... esas flores con un sencillo "te quiero" iluminaron mi día. Y aunque a la mañana siguiente descubrí que mi gata Aretha decidió afinar su paladar desayunándose una sabrosa ensalada de pétalos de rosa, esta aspirante a masterchef no consiguió arruinar mi día, porque la sensación de sentirme "querida" fue la parte más sobresaliente de este regalo.

No cabe duda que los gestos de cariño ayudan a mantener vivas nuestras relaciones. No hay nada más edificante en la vida de una persona que el sentimiento de sentirse querida y cuidada. Impregnar nuestros días con gotas de cariño harán que nuestras relaciones de parentesco o amistad enraicen en buena tierra.

Lo mismo ocurre en nuestra relación con Dios. Al igual que Dios le regala a la rosa el rocío que la refresca de la frialdad de la noche, Él tambien nos quiere sorprender con sus regalos. Saber escuchar cuando llama a la puerta y dejarnos agasajar por su amor y cariño, son la clave de nuestra fortaleza. Con gotas de agua viva, su rocio calará nuestra alma y seremos capaces de atravesar desiertos con la certeza de que no nos marchitaremos aunque nos sintamos amenazadas por las afiladas garras de la prueba.

Decidido: no dejaré que el calendario sea el que marque mis fechas especiales, porque un poquito de cariño puede convertir cualquier fecha en un día inolvidable.

Textos de referencia:

Isaias 35 :1 Se alegrarán el desierto y la soledad; el yermo se gozará y florecerá como la rosa.

Juan 4:10 Respondió Jesús y le dijo: Si conocieras el don de Dios, y quién es el que te dice: Dame de beber; tú le pedirías, y él te daría agua viva.

2016 @ iwomaninternational


RECENT POSTS:
SEARCH BY TAGS:
No tags yet.